Make your own free website on Tripod.com

AVES DE CORRAL, CASO SIN EXPLICACION

Por: Silvia Pérez Simondini

El día 27 de Agosto del 2006, la señora Emiliana Carrizo, vecina de esta ciudad, (Victoria), acude a la radio, F.M. Puente, emisora local, para denunciar lo que había ocurrido en su casa, concretamente en el gallinero.

En esta denuncia, se la encontraba mas que preocupada absolutamente asustada, según su testimonio cuatro gallinas, habían aparecido muertas y con muchas heridas.

Pedía que me avisaran a mí, porque creía que se trataba de algo referente a lo que yo investigaba.

Por supuesto junto a Néstor Gaioli y Leonel Capurro, integrantes de nuestro equipo, acudimos inmediatamente y la sorpresa fue enorme al comprobar que lo informado por Emiliana, realmente no tiene explicación.

La historia comienza así:

Siendo las 24,10 hs, encontrándose ya durmiendo, escuchan ladrar de manera insistente a uno de los perros, (a pesar que tienen cinco) y era tanto el ruido, que se levanta la señora y su hijo encendiendo la luz de atrás de la casa, la cosa era en el gallinero, que es una pieza totalmente cerrada y como puerta, chapas altas, claramente mostrando la imposibilidad de entrada de animal alguno.

Sin embargo, cuando retiran la chapa, pueden observar tres gallinas y un gallo, heridos de una forma inusual, pero se encontraban echados y aún vivos; pensaron que algún tipo de animal había realizado tamaño desastre, pero no entendían por donde pudo haber entrado.

Quedaron que a la mañana verían con mas claridad el tema, pero cuando fueron a las 9.00hs, los pobres animales yacían muertos, menos una gallina que continuaba viva a pesar de sus heridas, la señora, siguió pensando en algún animal, por este motivo, como eran muy gordas, con un cuchillo, le quiere sacar la grasa, y al cortarlas, se da cuenta que no había ni una gota de sangre, que no les faltaba absolutamente nada, solamente la piel en las zonas heridas, y esto le llamo poderosamente la atención ya que si lo hubiera hecho un animal, por lo menos habría comido sus carnes, y esto no sucedió.

Como dije, acudimos rápidamente al lugar nos causó mucha impresión sobre todo la gallina que permanecía viva ya que era visible su sufrimiento.

Que vimos:

El gallinero, parecía un colchón de plumas, en el no había ni una gota de sangre, no había huella alguna, ni de pisadas humanas ni de animales a pesar que el piso tenía polvo como de cenizas totalmente suelto y apto para retener marcas, sin embargo nada se veía que nos acercara a alguna hipótesis.

Salimos del gallinero y nos pusimos a observar a los animales y ahí si, comprobamos un par de cosas:

1º) Efectivamente, no existía sangre en ninguna gallina.

2º) Todas tenían su organismo completo, no les faltaba nada, salvo su piel en el lugar de las heridas.

3º) En el gallo, sucedió algo extraño, al colocar la brújula, la aguja se enloqueció sin mostrarnos los puntos cardinales, como sí, ocurrió con las otras, insistimos en este hecho, y siempre pasaba lo mismo, la aguja se movía vertiginosamente.

4º) Procedimos a tomar muestras, para llevar a analizar.

5º) Algo nos perturbó fuertemente, Leonel Capurro, comienza a observar alrededor del gallinero en un costado,pequeñas manchas de sangre como salpicadas sobre algun pastito, una piedra, en el suelo, que se terminaban en un alambrado que da a un terreno sin construcción alguna, en el cual no observamos la mas mínima muestra por mas que buscamos, como que en el alambrado desapareció de alguna forma lo que llevaba el preciado líquido.

6º) Le pedimos a la familia que sacrifique al animal que estaba sufriendo y además que quemaran los otros, nuestro temor era que se los comieran y al notar ese campo de energía que evidentemente marcaba el gallo, y sin saber de que se trata, fuimos espectadores de que esto se realizara.

7º) Nos fuimos del lugar comprobando lo antes dicho, y dispuestos a realizar la investigación desde todo punto de vista.

8º) Al otro día a la mañana, Emiliana viene a mi casa, desesperada, diciéndome que se quería mudar de esa casa, (ya que mas adelante contaré otras cosas que allí sucedieron,) que había pasado, al levantarse a la mañana, en el piso se hallaba la cabeza del gallo totalmente entera, sin quemarse, y con apariencia como si estuviera vivo.

Estos fueron los hechos, tal cual ocurrieron, por el momento no podemos arriesgar ningún tipo de hipótesis, si puedo en lo personal, decir de la alta extrañeza que tiene el caso, no parece ser trabajo de alguna secta o algo parecido, porque se hubiese encontrado algún tipo de huella, no parece realizado por algún animal porque no hay posibilidades de entrada al gallinero, y de haber sido los hubieran comido, la cuestión es que en esta bendita Victoria, no falta nunca el trabajo, y últimamente, estamos teniendo algunas presencias que según los testigos, no tienen nada de humanos, mandaré pronto un informe sobre estas cuestiones.

Los análisis, dirán de que se tratan estos acontecimientos.

SILVIA PEREZ SIMONDINI

www.visionovni.com.ar


Ir a Autores amigos

Ir a página principal